El Atleti hace los deberes