El Valencia supera al CSKA tras dos prórrogas en un partido inolvidable (105-103)

0

La Fonteta volvió a presenciar un gran partido digno de la Euroliga con dos prórrogas y muchos puntos (105-103). El conjunto taronja logró la victoria pese a los 37 puntos de Mike James, su mejor marca de anotación en toda su historia en la competición continental. Nikola Kalinic, con 22 puntos, Prepelic (22 puntos), Hermannsson (17 puntos) y Dubljevic, firmando un doble-doble (14 puntos, 12 rebotes), lo hicieron posible en un partido inolvidable. Derrick Williams no anotó ninguna canasta y no termina de encontrar su nivel, el que le llevó a jugar en equipos de la NBA, como Minnesota Timberwolves, Sacramento Kings, Cleveland Cavaliers o Los Ángeles Lakers, pero otros jugadores tomaron protagonismo con algunas canastas vitales.

Mientras, en el CSKA Moscú, además de Mike James, Johannes Voigtmann (19 puntos) hizo un gran partido, anotando canastas importantes, y Kurbanov desde el triple también hizo daño a los de Jaume Ponsarnau con 17 puntos.

El Valencia entró al partido muy concentrado y eso le permitió marcharse al final del primer cuarto con cierta ventaja sobre el rival (25-17), que poco a poco fue reaccionando cuando entró en la pista Mike James. Al descanso, los locales vencían por cuatro puntos (47-43). Al inicio del tercer periodo Jaume Ponsarnau colocó en pista al quinteto titular en un cuarto que estuvo muy igualado, marcado por el acierto en el tiro de tres de los jugadores de ambos equipos, pero el conjunto moscovita fue algo superior y recortó más puntos al marcador, que reflejaba un 64-63 con todo por decidir en el último cuarto. Kalinic y Prepelic fueron los más destacados en este periodo en el equipo taronja. El serbio se benefició de su ventaja en la zona y consiguió buenas canastas, y Prepelic se exhibió en el tiro de tres cuando más lo necesitaba su equipo. Mike James fue el que controlaba el juego y el que mantenía a su equipo con vida con muy buenos ataques. Al final, 84-84, y prórroga.

En el tiempo extra ambos equipos continuaban al mismo nivel y ninguno concedía canastas fáciles. Kalinic y Mike James fueron los dos protagonistas. El primero estuvo brillante en el juego ofensivo, pero también en el defensivo, llegando a defender a cualquier jugador del CSKA y ayudando en la captura del rebote. Mike James anotó canastas imposibles de todos los lados de la pista y repartió asistencias sin cesar. El partido no iba a acabar así, porque hubo otra prórroga más, en la que el base de CSKA batió su récord de anotación en la Euroliga, que anteriormente estaba en 36. A falta de 44 segundos para el final del encuentro, Kalinic anotó una canasta clave, que finalmente le dio la victoria a Valencia Basket tras una buena defensa. Histórico triunfo ante el vigente campeón de la competición, que pese a agarrarse al partido gracias a su base, no fueron capaces de someter a un gran equipo.

Fuente imágenes: eldesmarque.com y as.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here